jueves, 11 de junio de 2015

Cádiz De la Sierra al Mar





La Sierra de Cádiz, con un abundante patrimonio arqueológico, se extiende al norte de la provincia en un recorrido abrupto, sabroso, verde y emocionante: la Ruta de los Pueblos Blancos.
Arcos de la Frontera, declarado Monumento histórico-artístico es uno de los pueblos blancos más célebres. Le siguen Ubrique, El Bosque y Prado del Rey, conocidos no sólo por la belleza de sus paisajes, sino por su artesanía.
Alcalá del Valle, Algar, Algodonales, Arcos de la Frontera, Benaocaz, Bornos, El Bosque, Espera, El Gastor, Grazalema, Olvera, Prado del Rey, Puerto Serrano, Setenil de las Bodegas, Torre Alhaquine, Ubrique, Villaluenga del Rosario, Villamartín y Zahara de la Sierra. Cada uno con sus fiestas, sus castillos y sus peculiaridades.
La ruta se adentra en el Parque Natural de Grazalema, declarado Reserva de la Biosfera, donde no podemos dejar de visitar la localidad del mismo nombre, así como Zahara de la Sierra, con uno de los paisajes más espectaculares del entorno. Por último, Alcalá del Valle y Setenil de las Bodegas, con la insólita disposición de sus casas; excavadas en la montaña, siguiendo el cauce del río.

Setenil de las Bodegas

Arcos de la Frontera, actúa un poco como capital o al menos como referencia para esa ruta. Lo más notorio, la calidad de sus monumentos.

Bornos aparte de dar nombre a un pantano, sorprende con un palacio rodeado de jardines y surtidores, y un claustro en un convento de mármoles moldeados. Por Bornos, y siguiendo el doble eje de la carretera nacional o del antiguo ferrocarril hasta Olvera (nunca estrenado, convertido ahora en vía verde para delicia de ciclistas y senderistas), se puede uno perder en los Pueblos Blancos. Otra manera de ir por la comarcal es la sierra de Grazalema. 

La estampa de Olvera se parece a la de Arcos, con la iglesia y el castillo coronando las casas blancas. Muy cerca, además, quedan dos de los pueblos más pintorescos, Zahara de la Sierra y Setenil. Zahara y sus vistas panorámicas, son increibles. Setenil, muy pintoresca con sus casas bajo las cuevas y su río que la atraviesa, destaca por su singularidad. 

No lejos de Grazalema hay dos aldeas moriscas, Benamahoma y Benaocaz; éste último conserva bien lo que llaman todavía el "barrio nazarí", en lo alto de la población. Un poco más allá, Ubrique, más conocida por sus 300 fábricas y empresas dedicadas a la piel y por su yacimiento Romano de Ocuri, La ciudad romana de Ocuri (conocida como Ocurris) se sitúa en el Salto de la Mora (Ubrique), cerro desde el que se domina el paso natural hacia Benaocaz y la Manga de Villaluenga por un lado y la salida hacia el sur de la sierra por otro.

Ciudad Romana de Ocuri

Itinerarios

Arcos de La Frontera - Bornos - Espera - Villamartín - Algodonales - El Gastor - Olvera - Torre Alháquime - Setenil de las Bodegas - Alcalá del Valle  Prado del Rey - El Bosque - Ubrique - Benaocaz - Villaluenga del Rosario- Grazalema - Benamahoma - Zahara de la Sierra

Desde cualquiera de estos pueblos blancos hay una ruta arqueológica que recorrer. Se está promoviendo, como opción paralela a la visita de los propios pueblos, la llamada Ruta Arqueológica de los Pueblos Blancos. Se proponen tres niveles:

- La ruta prehistórica sigue el rastro de dólmenes como el de Alberite (en Villamartín) o el de Charcón (en El Gastor), los dólmenes de Tomillo (en Alcalá del Valle) y la necrópolis de Fuente de Ramos (en Punta Serrano). 

- La ruta de las ciudades romanas recorre las ruinas de Ocuri (Ubrique), Iptuci (Prado del Rey), Carissa Aurelia (Espera) y los yacimientos del Cerro de la Botinera (Algodonales) o Sierra de Aznar (Arcos). 

- En la ruta de la frontera castellano-nazarí se incluyen la villa medieval de Zahara, la fortaleza de Olvera, la torre islámica y villa de Setenil, el barrio nazarí de Benaocaz y las alcazabas de Villaluenga y Grazalema.


A través de los Pueblos blancos se llega a las playas inmensas, vírgenes, increíblemente desahogadas de Cádiz. Pero aunque parezca increíble, también podemos encontrar playas en plena Sierra de Cádiz.

Playita Arroyomolinos



Es una zona de baño interior, situada en pleno Parque Natural, a la falda de la sierra de Monte Prieto, donde se ha aprovechando el cauce del río para crear un lago apto para el baño, con socorristas profesionales, servicio de restaurante, bar, chiringuito a pie de playa, y mesas repartidas por las innumerables sombras que proporcionan los árboles de la zona.

En la carretera (CA-2300) que bordea el embalse de Zahara, que une Zahara de la Sierra y Ronda, en el punto kilométrico 5, encontrarás señalizaciones del Área Recreativa Arroyomolinos y a poco metros están los aparcamientos.

Playita de Arcos. El Santiscal

Abierta solo temporada estival.

Este emplazamiento cuenta a diario con los servicios de socorristas, además de otros como baños y duchas, y complementadas con actividades deportivas, lúdicas y festivas.

La zona permitida para el baño tiene una longitud de 20 metros desde la orilla, en los que la profundidad máxima es de 2,40m; Los primeros 5 metros tienen poca profundidad.

Esta zona está comunicada directamente con el Club Náutico lo que la convierte en un lugar idóneo de práctica deportiva de deportes de agua y de esparcimiento. Es un atractivo más que se le da al lago de Arcos.




Las playas

El aroma del mar, el viento y un cierto aire bohemio seducen a todo aquel que se acerca a estos parajes.
DUNAS DE BOLONIA

Las jornadas en la playa son muy animadas, cada día se organizan conciertos gratuitos. En Caños de Meca el ambiente es sosegado, apacible y despreocupado. 

Más allá, encontramos la playa del Faro de Trafalgar, infinita y tranquila. Paraíso de surfistas y  bañistas, pero sin agobios. Con playas a ambos lados del faro.
Con unas increíbles puestas de sol, el lugar tiene mucho encanto. Si se quiere llegar al faro hay que caminar un ratito entre las dunas,  paisaje infinito de arena y mar; gente montando a caballo; alguna persona haciendo kitesurfing  y otros como no, paseando hasta el faro y admirando el paisaje.

La playa del Palmar es una de las más grandes. La principal fuente de ingresos en la zona es el turismo de playa que se desarrolla fundamentalmente en los meses de julio y agosto. El Palmar cuenta con una amplia variedad de servicios para este fin tales como una gran cantidad de restaurantes distribuidos a lo largo de la costa donde se puede disfrutar de una gastronomía privilegiada y de unas vistas espléndidas.
En el turismo de playa cabe destacar que El Palmar es frecuentemente visitado por los amantes del surf.

La playa de la Hierbabuena es una playa de Barbate, Cádiz, situada en el Parque Natural de Breña y Marismas del Barbate. Es conocida también como la "playa del Chorro", debido a la existencia de diversos flujos de agua en los acantilados cercanos.
Es una playa virgen, separada del núcleo urbano, que se extiende de este a oeste desde el puerto de Barbate hasta los acantilados del parque natural.  El contacto con la naturaleza es completo, con dunas de arena y frondosos pinares que se adentran hasta la playa, espectaculares acantilados con calas de gran belleza, y como remate final las vistas al Parque Natural de la Breña y las Marismas de Barbate. Una playa un poco apartada, ideal para realizar largos paseos por la orilla o tumbarse, simplemente para descansar y tomar el sol plácidamente.

Playa de la Hierbabuena
La playa de Bolonia es la más espectacular de todas, es casi virgen y de aguas cristalinas. Desde lejos se puede ver una enorme duna de más de 30 metros que avanza tierra adentro. La calma y tranquilidad invaden esta playa. 
Junto a la playa se encuentran las ruinas de la antigua ciudad romana de Baelo Claudia, en excelente estado de conservación. La ciudad fué creada a partir de un asentamiento fenicio, ya a finales del s.II a.c.,y un año más tarde, la ciudad alcanzó su máximo esplendor.
En la ciudad Romana de Baelo Claudia se realizan en verano espectáculos teatrales que nadie se debe perder.

Playa de Bolonia. Baelo Claudia

El ambiente es diferente en Punta Paloma y Valdevaqueros, 
La zona de Punta Paloma está localizada al final de las playas de Tarifa a 10 kms del pueblo. Se reconoce fácilmente por su duna gigante que ya se ve desde lejos. En la playa de Punta Paloma hay mucha selva y cada una de las pequeñas bahías tiene su especial encanto. 
Las vistas hacía Tarifa son fenomenales y seguramente se trata de una de las playas más bonitas de Tarifa. Muy recomendable

Las playas de Tarifa son mundialmente conocidas gracias, curiosamente, a uno de los fenómenos que más molesta a los bañistas gaditanos, el viento de Levante. Y es que este fenómeno atmosférico ha convertido a Tarifa en uno de los grandes paraísos del surf, el windsurf y, últimamente, también el kitesurf. Por ello, no es de extrañar que muchos surfistas, windsurfistas y kitesurfers hayan fijado su residencia en esta localidad. Uno de los ejemplos más conocidos a nivel español es de la campeona del mundo de kitesurf, Gisela Pulido. 

Puesta de sol Zahara de los Atunes


Otra de las playas a visitar es la de Zahara de los Atunes. Fabulosa playa de arena ideal para familias con niños. De aproximadamente 5 kilómetros está perfectamente equipada con puestos de socorrismo y de protección civil, varios chiringuitos ya sean en la misma arena o en el paseo frente a ésta, duchas públicas, aseos públicos, quioscos, alquiler de hamacas, accesos para minusválidos y carritos de bebé mediante una serie de pasarelas de madera que llegan hasta escasos metros de la orilla del mar, etc. Existe una amplísima zona de aparcamiento privado situado en la zona más oriental del pueblo en primera línea de playa, aunque también hay numerosas plazas en la vía pública.

Para los que finalmente se hayan enamorado de estas tierras sólo cabe añadir ¡Vamos que nos vamos!


Vacaciones en Paz Saharauis

Jornadas Europeas del Patrimonio 2015

La Plaza de Toros de Villaluenga

Ciudad Romana de Acinipo

Que la Vida es un Carnaval

Cádiz de la Sierra al Mar